¡CUIDADO! ¡Se ve una teta!

31.07.2018

(Artículo publicado en diciembre del 2016)

Es muy triste que, en el tiempo en el que nos encontramos, tenga que llegar a cambiar la portada de un libro porque, una serie de "expertos", la han catalogado para mayores de edad.

Y sí, tienen razón, se trataba de una portada muy sugerente y potente, no lo voy a negar pero, al igual que han marcado mi última novela "El deseo de Perséfone" como contenido adulto, creo que la gran mayoría de ellas deberían pasar por el mismo criterio. Me explico:

El 14 de diciembre publiqué mi última novela; una historia de amor, sexo y drama. La publiqué con una portada muy picante y atrevida (la que acompaña este párrafo) pero que no enseña absolutamente nada.

Desde el primer día han sido muchas las personas que se han acercado hasta mí para informarme de que les resultaba imposible encontrar mi novela en el buscador general e, incluso, no aparecía en mi página de autora en Amazon. Gracias a estas personas lo comprobé por mí misma y me puse en contacto con la plataforma, donde me informaron sobre lo que os he expuesto en el principio de este post. Lo catalogaron para mayores de edad perjudicando así la búsqueda del producto.

Y yo hice mi propia investigación. Busqué portadas muchísimo más explícitas que la mía y las busqué en la plataforma, sin tener los problemas de visibilidad que ha sufrido mi chiquitina Perséfone. Y, como es típico en mí, luché para defender mi dignidad. ¿Y sabéis qué es lo que me dijeron?

Primero me respondieron que habían investigado más y que se habían equivocado en catalogarlo de esa manera, que en 24 horas todo volvería a la normalidad. Una vez cubierto el plazo, vuelvo a comprobar y, como resultado, obtuve el mismo que siempre. Perséfone no aparecía, y volví a escribir indignada. La tercera respuesta fue la misma que la primera, que la portada se consideraba explícita y que si no lo modificaba no cambiaría el estado del producto.

No me quedaba más remedio que cambiar la portada e intentar salvar esta novela. Estaba metida en un cajón sin tener opción de disfrutar de visibilidad, y eso nos mata a los escritores indie. Sin visibilidad no te conoce ni tu abuela, así de claro. Así que he modificado la imagen por la que podéis ver a continuación de este párrafo.

Y admito que la primera portada era MUY SUGERENTE, lo admito. Pero lo que me indigna es la manera en la que se trata un desnudo, como si fuera algo malo.

Ya sabéis que soy de las que defiende el nudismo y que cree debemos contemplar un cuerpo desnudo sin miedo y sin escandalizarnos. ¡Es algo normal! Pero llegar a esto con una portada que se insinúa un pecho, me dice muy bien en qué nivel está nuestra sociedad. Vamos de modernos, de progresistas y de que hemos evolucionado. Mi respuesta: JA JA JA JA.

Es triste, muy triste que veamos portadas de todo tipo: con cadáveres, sangre, monstruos, etc. Y que el simple hecho de que se intuya una teta se censure y se filtre su búsqueda.

En fin, no me voy a hacer más mala sangre, solo he vomitado todo lo que he sentido estos días con Amazon y la portada de mi última novela, la cuál le tengo un cariño inmenso y ya estás tardando en leerla. ♥