Feminismo no es lo que mismo que "Feminazi"

25.05.2018

Llevo más tiempo del que me gustaría escuchando la palabra "Feminazi". ¿No os suena horrible?

Es raro el día o la semana en la que no escucho esta terrible terminología. Muy a menudo las personas utilizan este apelativo para referirse a un concepto totalmente distinto al que quieren etiquetar. En pocas palabras: que confunden el término desde la raíz y no tienen ni puñetera idea de lo que es el feminismo en realidad.

Y, como dijo Jack el Destripador, vamos por partes...

El término «Feminista» hace referencia a un movimiento (o una manera ética de vivir, llámalo X...), en el que se intenta cambiar el modelo construido por y para hombres en un sistema donde cada individuo, indistintamente de si es hombre o mujer, tenga la misma oportunidad en cualquier terreno, equiparándolo a una IGUALDAD en ambos sexos.

Vale, hasta aquí bien, pero creo que la desgastada palabra IGUALDAD, se daría en un sistema en el que la mujer no tuviera que adaptarse a una estructura creada para el sexo masculino. No es justo ni equiparable seguir con un estilo u organización desigual para la mujer, ya que fue creado en su ausencia y sin reparar en sus aptitudes y necesidades.

Así que, con estas condiciones, es imposible la igualdad.

¡PERO ESTAMOS A TIEMPO! Yo creo que hemos avanzado muchísimo, pero sigo viendo el término confundido y la manía de intentar encajar un cuadrado en un sistema triangular. Por favor, intentemos entre todos educar y construir un lugar donde solo se valoren las aptitudes personales y profesionales y no el género del que las transporta.

¡TERMINOLOGÍA, PILTRAFILLAS!

En serio, la primera persona a la que se le ocurrió mezclar dos palabras tan diferentes en significado y en historia, se merece una hostia con la mano abierta. Mezclar feminismo y nazismo en una misma palabra es, como mínimo, una aberración. ¿Qué tiene que ver el feminismo con un Dictador que lideró un movimiento que agitó el mundo entero y arrasó con la vida humana? Pues eso, ¡NADA!

Esa invención de movimiento, promulgada por una gran mayoría varonil, viene del mal concepto que se transmite y se recibe, me explico: algunas personas, que se hacen llamar feministas, se han tomado el movimiento como el hundimiento del hombre (en ese caso sería «hembrismo») y ven a los hombres como el enemigo y, de esta manera, demostrarle a nuestro compañero en el planeta que queremos cortar sus miembros para servirlo en la cena y hacérselo tragar.

¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?

Sinceramente, me importa un pimiento quién tomó mal el concepto, soy una persona de acción/reacción, y creo que, con los tiempos que corren, debemos centrarnos en avanzar y EDUCAR a nuestro alrededor y a los que están creciendo. Enseñarles que somos iguales y que todos tenemos nuestro hueco en el mundo, independientemente cual sea nuestra profesión o si una mujer o un hombre es apto para ese puesto.

NO ES CUESTIÓN DE GÉNERO, SINO DE APTITUD Y HABILIDAD.

PD: Recuerdo que este artículo se basa en mi ética, educación y estilo de vida. Muchas gracias, ♥.